Como un niño, que aprende a clamar antes de amar, y a llorar antes que a orar, así soy yo.

viernes, 20 de febrero de 2009

LA SEÑO




Hace una semana murió Benedicta Ulacia Muguerza, la Seño, con más de 90 años. Hoy le celebrábamos su cumpleaños. Ella vivía en mi casa. Era una más de la familia. Trabajaba mucho. Llegamos a ser siete hermanos. Muchas veces mis padres le ponían otra empleada. Para eso mi padre trabajaba multiempleado (como se decía entonces). Además era guapa, ojos azules. Piadosa, iba a Misa los domingos con mucha piedad y el velo. Vasca hasta los tuétanos, de Motrico. llegó a nuestra casa cuando mi padre dirigió la yeguada de Lore Toki, en S. Sebastián (yo con 2 a 4 años). Se acordaba siempre de una anécdota que me repetía muchas veces, que una vez vi pasar a un religioso con su traje negro y su cruz, y crucé rápidamente la calle, era un crio, le besé el crucifijo, y me volví. Se fué de casa cuando se jubiló para seguir ayudando a sus hermanos. Venía a menudo en Navidad a pasarla con nosotros. Dios la tenga -la tiene- en su gloria. No era del Opus Dei, como mis padres, pero como si lo fuera. Asistieron al entierro mis hermanos Miguel, Myriam y Juan.


Me ha parecido bien aportar una entrevista que aparece en Opusdeialdia.org sobre la visión de una numeraria auxiliar del Opus Dei.

¡Soy numeraria auxiliar y me gusta servir!
Katia Blondeau, 34 años, es una numeraria auxiliar del Opus Dei. Actualmente, trabaja en la Escuela de Hostelería Dosnon cerca de Soissons (Francia). ¿Qué significa para ti ser numeraria auxiliar?
Para mí, una numeraria auxiliar es una cristiana, una persona del Opus Dei que vive el celibato, y que procura poner a los demás (su familia, sus clientes, sus amigos) en el centro de su trabajo, -en mi caso, la hostelería- y de esa forma servir a Dios, conocerle y quererle.
Busco crear un ambiente familiar allí donde trabajo, y espero contribuir así al equilibrio y al bienestar de las personas a las que llego con mi profesión.
¿Cómo se concreta eso? En el cuidado que procuro poner en los detalles: por ejemplo, al poner la mesa para comer; o prestando atención para escuchar las necesidades de los demás. Es decir, se trata de hacer felices a los demás.
¿Cuál ha sido tu recorrido profesional?
Cuando terminé mis estudios de hostelería, trabajé durante un tiempo en el restaurante de un gran grupo. Aprendí mucho y a buen ritmo, pues los trabajos de hostelería no se improvisan. Trinchar y flamear ante el cliente, el arte de la mesa, neología... todo iba muy bien, pero yo quería trabajar para mi familia, el Opus Dei. Así que comencé a trabajar las tareas domésticas de diversos centros de la Obra.
Actualmente, soy profesora de restauración en una escuela de hostelería donde, además, el Opus Dei ofrece a las alumnas que lo desean una formación cristiana. Allí es donde procuro transmitir todos mis conocimientos profesionales junto con la atención a los demás que considero tan interesante.
Hoy día ha aumentado el interés por las profesiones directamente relacionadas con el servicio a los demás, anteriormente menos valoradas. ¿Qué te parece este cambio de mentalidad?
¡Me parece muy positivo y, a la vez, lógico!
Es como redescubrir el valor que tiene cada persona y la necesidad que tenemos de ser amados. En mi opinión, gran parte de los problemas de la sociedad surgen de la indeferencia con que a veces nos tratamos unos a otros.
Considero que estas profesiones relacionadas con el servicio contribuyen muy directamente a crear una sociedad más humana y calurosa. Por eso me parece lógico que cobren un nuevo valor: es una ganancia enorme para la sociedad.

Me gusta dar esta dimensión familiar a mi trabajo y manifestarlo en estos detalles de cariño hacia mi gente. A mi, estos detalles no me suponen una carga de trabajo. Son más bien una alegría, porque sabes que los demás están disfrutando con ello.
Es algo que siempre he experimentado en los centros del Opus Dei: allí la gente intenta hacer la vida alegre a los otros, especialmente si están pasando un momento difícil, por motivos de trabajo, salud u otros. Creo que las numerarias auxiliares tenemos un papel muy importante en este campo y eso me estimula a llevar a cabo mi trabajo con mayor profesionalidad y cuidado.

¿Te parece que los trabajos de servicio están bien remunerados?
Mi sueldo se corresponde con mis conocimientos y mi trabajo. No es desorbitante, pero sí suficiente.
Actualmente, estoy contratada por la Escuela de Hostelería Dosjon. Yo me encargo de mi mantenimiento: vestido, alimento, libros, entretenimientos, etc.
Procuro gastar el dinero con sentido de responsabilidad, sabiendo que –al igual que cualquier persona en el Opus Dei- puedo ayudar económicamente, siempre que me sea posible, a un gran número de iniciativas sociales, culturales y educativas que personas de la Obra llevan a cabo en todo el mundo. Me gusta poder contribuir –aunque sea con pequeñas contribuciones- al desarrollo de iniciativas en países necesitados.

¿Cuál es la frase de San Josemaría que más te gusta?
“Que tu vida no sea una vida estéril. Sé útil. Deja poso. Ilumina con la luminaria de tu fe y de tu amor”.

jueves, 19 de febrero de 2009

BEATO ALVARO DE CORDOBA

Hoy es mi santo, o, mejor diría, mi beato. Veamos algunas cosas de su efemérides.

No hay que confundirlo con el conocidísimo Álvaro de Córdoba (Paulo) que vivió en el gran siglo IX de los mártires cordobeses y que fue íntimo amigo del mártir san Eulogio, desempeñando un gran papel de apologeta en la España mozárabe de los Omeyas, carteándose con su maestro Espeaindeo, dejando escritos -aunque en bajo latín- que defendían los misterios de la fe cristiana con un apasionamiento y una fortaleza inusual aún cuando ponía en peligro su vida. Éste fue un hombre casado y con hijos.

Álvaro de Córdoba, el beato, nació a mediados del siglo XIV, en Zamora (1360?) y murió en Córdoba el año 1430.

Entró para sus estudios al convento dominico de S. Pablo en Córdoba, en el año 1368. Fina inteligencia, divertido, devorador de libros. Alcanza el doctorado en la Universidad de Salamanca. A sus viente años, comienza una dura prueba para la Iglesia. Malos años aquellos para la Iglesia y en general para toda la humanidad: La Peste Negra diezmó las ciudades y dejó vacíos los conventos. Los que quedaban o los que entraban de nuevo, muchos de ellos no tenían muchas ansias de austeridades y la relajación era bastante común. Por otra parte una terrible brecha, la más triste que había sufrido la Iglesia, le afligía aquellos días: El destierro de Aviñón, primero, y el tristemente célebre Cisma de Occidente, después. Todo esto lo veía y vivía el joven y después ya maduro Álvaro.

A principios de siglo salió por todos los reinos de España y fue un famoso y ardiente predicador, y con su ejemplo y sus obras, contribuyó a la reforma de la Orden, iniciada por el Beato Raimundo de Capua y sus discípulos.

Después de volver de una peregrinación a Tierra Santa, quedó impactado en el corazón por el doloroso Camino del Calvario, recorrido por nuestro Salvador.

Deseoso de vivir una existencia en soledad y perfección, donde poder templar el espíritu para un apostolado más provechoso, con el favor del rey D. Juan II de Castilla, del que era su confesor, pudo fundar a tres millas de Córdoba el famoso y observante convento de Sto. Domingo Escalaceli (Escalera del Cielo), donde había varios oratorios que reproducían la “vía dolorosa”, por él venerada en Jerusalén. Esta sagrada representación fue imitada en otros conventos, dando origen a la devoción tan bella del “Vía Crucis”, apreciadísima en la piedad cristiana.
De noche, se retiraba a una gruta distante del convento donde, a imitación de su Sto. Padre Domingo, oraba y se flagelaba. Con el tiempo, ésta se convirtió en meta de peregrinaciones para los fieles. Poseía el don de profecía y obró milagros.


Como símbolo de su santidad y devoción a Dios, le ocurre su más famoso milagro: "Venía Álvaro de su labor evangelizadora en la ciudad, cuando encontró en el suelo a un mendigo moribundo y hambriento al que invitó que le acompañara al convento. Éste al no poder ni levantarse, hizo que el fraile lo tapase con su capa y se lo echase a los hombros. Llegando a la portería del santuario descubre que lo que llevaba a sus hombros es el mismo Cristo Crucificado, el mismo que según la tradición se venera aún hoy, en la iglesia del convento."

Murió el 19 de febrero de 1430 y fue sepultado en su convento. El Papa Benedicto XIV, aprobó su culto el 22 de septiembre de 1741.


Existe en Córdoba una parroquia dedicada a este beato, y además llevan una página web que es modelo para otras parroquias españolas: de ahí me he informado que este viernes 20 de febrero, a las 19:30 de la tarde, en el Seminario Mayor de San Pelagio de Córdoba, se celebrará el rito de admisión al Orden Sacerdotal para el Hno. Antonio Escribano. Recemos una oración por él. http://www.parroquiabeatoalvaro.org/

(representación del milagro)










Otro Alvaro, camino de los altares, es el que fuera Rvdsmo. Obispo Prelado Mons. Alvaro Del Portillo, Prelado del Opus Dei, mi tio, cuya hoja para la devoción privada, acompaño, para que pidamos muchas cosas normales de la vida, trabajo, familia, amigos, salud, etc.:



"...porque su existencia estuvo presidida por ese carisma de normalidad característico de las personas humildes, que alcanzan las cumbres de la perfección sin hacer nada raro ni llamativo. Una noche de 1985, anoté en Solavieya (Asturias): "un día más, muy normal en todo, con ese tono sereno -lleno de oración y de trabajo- que se vive siempre junto a don Álvaro". Y es que encarnaba tan ejemplarmente la espiritualidad laical del Opus Dei que, a su lado, parecía cobrar vida un texto de San Josemaría Escrivá de Balaguer sobre la Virgen, en “Es Cristo que pasa”, 148: "María santifica lo más menudo, lo que muchos consideran erróneamente como intrascendente y sin valor: el trabajo de cada día, los detalles de atención hacia las personas queridas, las conversaciones y las visitas con motivo de parentesco o de amistad. ¡Bendita normalidad, que puede estar llena de tanto amor de Dios!" (Salvador Bernal)

Yo siempre recordaré que me pusieron mi nombre gracias a él, que me bautizó, y que siempre tenía tiempo para estar con nosotros. Y siempre me escribía por mi santo, nuestro santo. Y en la Universidad, cuando me quejé de un catedrático que me aprobó pero con las justas, que me dijo para emularme que el profesor es bueno si los alumnos aprenden.



Acababa de volver de un viaje a Tierra Santa. Mons. Álvaro del Portillo, primer sucesor de San Josemaría al frente del Opus Dei, fallecía en Roma el 23 de marzo de 1994. Como recuerdo de su marcha al cielo incluimos 2 clips de vídeo con imágenes de su última Misa (donde celebró Jesucristo la primera, justo el día anterior de su muerte) y de la visita que hizo Juan Pablo II a su velatorio, donde me llegué yo al día siguiente. (de la página web http://www.opusdei.es/)


video


video

miércoles, 18 de febrero de 2009

SANTIAGO LINIERS URBINA

Virgen del Rosario ante quien se postró el virrey Liniers para conseguir la Reconquista de Buenos Aires, invocándola para mantener la religión católica entre los argentinos.

Virgen Blanca del Rosario cuya fiesta se celebra el día que falleció, 5 de agosto.





Semblanza del Excmo. Coronel D. Santiago Liniers Urbina Muguiro Melgarejo





Nació en Madrid el 18 de febrero de 1926 y falleció el 5 de agosto de 1994, a los 69 años de edad, víctima de un cáncer. Hoy compliría 83 años.





Sus padres,
1.- Manuela Urbina Melgarejo (de la rama de los marqueses de Rozalejo) , y
2.-Juan José Liniers Muguiro, cofundador de la Legión española, y último Jefe de la misma, que consiguió la paz con Marruecos. Su prestigio le llevó a renunciar al cargo ofrecido por Azaña, rompiendo el bastón de mando de la Legión y entrando en vigor el mismo día de la proclamación de la República su cese en el Ejército.






abuelos paternos,
1.- D. Santiago Liniers y Gallo-Alcántara. Primer titular del titulo Conde de Liniers personaje notable en la política española, son recordados sus artículos de aguda pluma, publicados en el periódico satírico La Gorda, que fundara con Juan José Herranz y José María Bremon. También colaboró en La Margarita y en el prestigioso órgano carlista La Esperanza, cuyo director era, su tío político, don Pedro de la Hoz. Funda, junto con otros, el diario Unión Católica que apoyó al movimiento político católico-liberal conducido por el célebre político Antonio Cánovas del Castillo. Fue gobernador civil de Madrid de 1899 a 1900, Diputado y Senador vitalicio desde 1900. Académico de la Lengua, formó parte de la Comisión especial para la reforma del Diccionario publicado por esa corporación. Es autor de un curioso artículo titulado “La Filocalia o arte de distinguir a los cursis de los que no lo son”. Por Real Despacho del 30 de agosto de 1900 se le concedió el título español de Conde de Liniers, también vistió el hábito de la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza. Murió el 12 de mayo de 1908.-
2.- Y su abuela paterna, doña María Teresa de Muguiro y Cerrajería, de la Real Orden de Damas Nobles de la Reina María Luisa.

Abuelos maternos:

1.- RAFAEL DE URBINA Y CEBALLOS-ESCALERA, VIII Marqués de Rozalejo, senador electo por la provincia de Castellón de la Plana, 1910/1

2.- CONCEPCION MELGAREJO Y ESCARIO, 2ª Hija de José Tomás Melgarejo y Musso, Conde del Valle de San Juan, y de Rosalía de Escario y Molina.






Remontándonos dos generaciones más, desciende directo de su bisabuelo Mariano Tomás Liniers, padre del Conde, e hijo de Don Santiago Liniers y de Bremond, Conde de la Lealtad, Marino Ilustre de la Armada española, enterrado en el Panteón de San Fernando, Cádiz, y Virrey del virreintado del Rio de la Plata, reconquistador de Buenos Aires.







A la edad de cinco años padeció la pérdida de su padre, Juan José Liniers Muguiro, que murió de cáncer, a la edad de 53 años, quien había sido cofundador con Millán Astray de la Legión, dirigiendo el tercer tercio, y siendo su nombre incorporado al himno glorioso.


Su madre, viuda y con cinco hijos, consintió que a los 17 años de edad pudiera ingresar en el ejército, dándole la emancipación. Siguió caballería. Sus destinos fueron San Sebastian, El Pardo, de capitán, muchos años, en la Guardia civil, de comandante, en Pontevedra, y de teniente coronel estuvo de ayudante al servicio de su primo Tomas Liniers Pidal, jefe de Alto Estado Mayor.


Alto, moreno, ojos azules, bigote a los Clark Gable, con quien le confundían. Cuando montaba a caballo pesaba algo más de 50 kilos.


Su rasgo principal, la generosidad y su elegancia.


Su carácter amigable, suave en el corazón, pero firme en la conducta militar, guiado por sus ancestros militares.


Se casó con Doña Maria Teresa Del Portillo Diez de Sollano el 12 de octubre de 1951. La boda salió en la portada del suplemento del ABC, llevando Bellezas de España, por título.


Tuvo siete hijos. Si bien todos recordamos a la primera que murió poco después de ser bautizada, nuestra hermana Teresa. Luego vinieron los gemelos, despues de mi, inmediatamente, Myriam, José y Miguel.


Fue amigo de sus amigos, y con su conversación y aliento, en las cosas normales de la vida de paz que le tocó vivir, consiguió un ambiente social y familiar sano, libre, abierto y responsable.

Animó a los hijos de sus amigos concretando un proyecto de club hípico en El Pardo que fue la delicia de los amigos nuestros. Tambien fue socio del Club de Campo, donde pasábamos algunos domingos, de pequeños.

En su época dorada consiguió importantes éxitos hípicos, manteniendo los trofeos y llenando las vitrinas de la casa del Pardo, desde los años 50 hasta los 60. Fue profesor de equitación del entonces Príncipe Juan Carlos. No pudo participar, a pesar de clasificarse, para los juegos olímpicos de Roma, por rotura de la pierna del caballo.

Tenía y contaba anécdotas muy divertidas de su vida, como por ejemplo cómo su institutriz, rusa, que le enseño el francés antes que el español, llegaba tan puntual que si algun reloj estaba retrasado, se aprovechaba para poner la hora. O la del amigo que estando viendo una corrida de toros, le empujaron por atrás, cuando se acercaba el toro, y del susto, tuvo la fuerza de volver a su sitio de un solo salto y en la misma posición que había caído. Pocas veces hablaba de sí mismo.

Le gustaba la música de Dolores Pradera. Tambien solía ver el Concierto de Navidad de Viena.

Desde el año 1956, en que se hizo del Opus Dei, a través, decía él, o por intervención de una mujer, no dejó de ir ni un solo día a la Santa Misa, ya fuera a las siete de la mañana, ya a la hora que fuera. Siempre rezábamos los fines de semana a la hora de comer el ofrecimiento y la acción de gracias.No nos obligaba a nada más. Nosotros le adorábamos. Sólo una vez fui objeto de una severa reprensión, al pillarme en la despensa cogiendo alimentos a deshora, pero fue tan suave que me dolió más por su propio disgusto. Esa vocación al Opus Dei recibida, la entendió como un regalo del padre que nunca pudo tener y así se lo expresaba al Fundador San Josemaría. Una vez, con la confianza que ya tenía con él, le dijo por un "walki-talki" que estrenaba: “Pater, tu quasi omnia nostis, tu stis quia amo te”. Recordando la frase de Pedro a Jesús, Padre tú lo sabes todo, tú sabes que te amo. Le llamó a continuación y le dio una torta de cariño, pero sonora, reprendiéndole.

Era valiente y atrevido y deportista. Me enseñó personalmente a nadar, a cabalgar, a jugar al tenis.

Era mi padre, y ahora que está en el Cielo, le pido en primer lugar por su esposa viuda, mi madre, con 82 años, por todos sus hijos y nietos, que salgamos de estas crisis y de todos los contratiempos, como él supo afrontar su enfermedad última, hasta dar su vida por Dios, la Iglesia, el Opus Dei y sus hijos. Yo fui el último en el lecho del dolor, de ser besado por él, en recibir así su bendición paternal aquél 5 de agosto de 1994. Besó a todos sus hijos. Y nos decía nos veremos en el valle de Josafat. Nunca te olvidaré, Papá. Estás en mi corazón y siempre será así, a pesar de mis muchos defectos. Ese día me diste un beso y entregaste tu corazón poco después. Pide a la Virgen María, nuestra Madre, que tanto cariño te tenía (¿te acuerdas de las romerías que organizaste en mayo a la virgen de la encina?), que le devolvamos a Ella ese beso en su belleza blancura, nos limpie de todo mal, y nos lleve a su presencia, todos juntos, como siempre hemos estado y de Ella a Cristo, y así a la Trinidad Santísima. María madre y siempre protectora de los Liniers, protégenos. Amén.




martes, 17 de febrero de 2009

RAFAEL ARNAIZ BARON, confesor





La Santa Sede anunció que este sábado 21 de febrero, en la Sala Clementina del Palacio Apostólico Vaticano se celebrará un consistorio ordinario público para la canonización del P. Damián de Veuster, sacerdote belga conocido como el "Apóstol de los leprosos", el joven monje español Rafael Arnáiz Barón y 8 beatos más. http://www.aciprensa.com/noticia.php?n=24347

Rafael Arnáiz Barón era rico, de noble familia, inteligente, elegante, simpático y alegre. Tenía alma de artista y dotes de poeta, perfeccionados por una esmerada educación. A los 22 años, escuchó la invitación de Jesús en el interior de su alma: “Renuncia a todo eso, ven y sígueme”.



El beato Rafael llega al cine
La alemana Maria Mohr prepara un largometraje sobre la vida y el mensaje del futuro santo ovetense. Un beato entre una monja y una cineasta; entre la experiencia mística y la experimentación fílmica. Ingrid Mohr, religiosa alemana, y su sobrina, Maria Mohr -directora de documentales, laureada en varios festivales internacionales-, narran con palabras e imágenes la vida de Rafael Arnáiz Barón largometraje de 90 minutos, aún en realización, «Hermano / hermana», sobre el beato Rafael y la huella de éste en su tía. «Me fascinó contar cómo se puede vivir con un santo en el corazón; en el centro hay algo místico, que Ingrid transmite a otras personas».
http://blog.mariamohr.de/wp-content/uploads/2008/10/la-nueva-espana-el-beato-rafael-llega-al-cine.pdf

Libro de su confesor:
http://www.agapea.com/libros/MI-RAFAEL-El-beato-Rafael-Arnaiz-segun-el-Padre-Teofilo-Sandoval-su-confesor-interprete-y-editor-isbn-8433017705-i.htm

Blog que publica algunos pensamientos y palabras de familiar, el doble filo:
http://religionenlibertad.com/blog/index.php?blog=10&p=2334&more=1&c=1&tb=1&pb=1

lunes, 16 de febrero de 2009

PASADO, PRESENTE Y FUTURO

Traigo del blog de ahora que vamos despacio vamos a contar ...(http://ahoraquevamosdespaciovamosacontar.blogspot.com/2009/02/la-verdadera-historia-del-abuelo-de-zp.html) el siguiente post de un video sobre el pasado del abuelo paterno de ZP, que es bueno conocerlo para tener viva la memoria histórica de nuestro país, ahora que tantos se creen a pies juntillas las medio verdades de quien (junto a Pepiño, del que habrá que averiguar su pasado) dirige nuestra maltrecha economía, llevándola al desastre, y dedicado a mis amigos asturianos, catalanes, castellanos, andaluces, valencianos, aragoneses, vascos y navarros, gallegos, etc.
Presente: caos económico, político, judicial, social y familiar. Aborto. Ciudadanía.
Futuro: ganan las nuevas elecciones dentro de 3 años.

domingo, 15 de febrero de 2009

EL DEBITO CONYUGAL


La revolución del matrimonio: volver a ser uno.

En el año paulino, volvamos sobre su doctrina:


En el capitulo 7 de la 1ª carta a los corintios, dice " En cuanto a las cosas de que me escribisteis, bueno le sería al hombre no tocar mujer; pero a causa de las fornicaciones, cada uno tenga su propia mujer, y cada una tenga su propio marido. El marido cumpla con la mujer el deber conyugal, y asimismo la mujer con el marido. La mujer no tiene potestad sobre su propio cuerpo, sino el marido; ni tampoco tiene el marido potestad sobre su propio cuerpo, sino la mujer. No os neguéis el uno al otro, a no ser por algún tiempo de mutuo consentimiento, para ocuparos sosegadamente en la oración; y volved a juntaros en uno, para que no os tiente Satanás a causa de vuestra incontinencia. Mas esto digo por vía de concesión, no por mandamiento. Quisiera más bien que todos los hombres fuesen como yo; pero cada uno tiene su propio don de Dios, uno a la verdad de un modo, y otro de otro. Digo, pues, a los solteros y a las viudas, que bueno les fuera quedarse como yo; pero si no tienen don de continencia, cásense, pues mejor es casarse que estarse quemando. Pero a los que están unidos en matrimonio, mando, no yo, sino el Señor: Que la mujer no se separe del marido; y si se separa, quédese sin casar, o reconcíliese con su marido; y que el marido no abandone a su mujer."


En otra carta, 1 Tim. 4, dice:"Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios; por la hipocresía de mentirosos que, teniendo cauterizada la conciencia, prohibirán casarse, y mandarán abstenerse de alimentos que Dios creó para que con acción de gracias participasen de ellos los creyentes y los que han conocido la verdad. Porque todo lo que Dios creó es bueno, y nada es de desecharse, si se toma con acción de gracias; porque por la palabra de Dios y por la oración es santificado".


Aunque es la cruz de la moneda, pues el amor es lo que fundamenta la unión matrimonial, es claro, que surgen unos deberes entre los cónyuges, que sostienen ese amor. Entre éstos el débito conyugal. Se acerca por ejemplo en general al pecado mortal no dar al cónyuge al menos dos veces al mes, o, mejor, cada quince días, el remedio a su concupiscencia.


Hay personas que piensan que estas doctrinas son modernas, y nada más lejos de la realidad. Desde el siglo XIII, hasta tendían a privilegiar a la mujer, a la que la timidez “natural” de su sexo impedía exigir lo debido tanto del impudor como de la frialdad de su marido, y asignaba a éste el deber de comprender las medias palabras de ella, aun los gestos o las simples actitudes del cuerpo y del rostro indicativos de su deseo. Esta visión de las obligaciones que parece tan poco poética es obligada cuando de dos personas entregadas se trata, y con el fin de evitar los pecados de la carne del otro, y, sobre todo, para sostener tambien en el orden jurídico -aunque parezca lo contrario-el amor.

Debe haber una cierta separación espiritual, una cierta intimidad en cada uno de los cónyuges, como personas únicas que son, que deja una atmósfera de libertad y de respeto entre ellos. Ese respeto a esa intimidad es una fuente del amor, pues el amor debe ser libre, por un lado, y servicial de donación de sí, por otro. Me hago siervo tuyo porque me da la gana. Por eso, donde no hay amor-se dice-, pon amor y sacarás amor.

 
follow me on Twitter
follow me on Twitter